Home » Uncategorized » El acero en la construcción

El acero en la construcción

El acero es un material que se caracteriza por su dureza, resistencia a la oxidación y durabilidad, además de ser fácil de manejar a ciertas temperaturas. Por estas razones, el acero es ampliamente usado en la industria de la construcción, sobre todo como componente de diversas estructuras de soporte.

Una de las formas en que se emplea el acero para este tipo de estructuras es el acero de presfuerzo. El presfuerzo es un método que permite unir y aprovechar distintos tipos de acero, para darles una resistencia sumamente elevada; es decir, mayor de la que tendría una simple barra de acero.

Estos son algunos de los presfuerzos más comunes:

  • Alambres de presfuerzo: los alambres se fabrican a partir de lingotes de acero, que se laminan a elevadas temperaturas; después se someten a un proceso de enfriamiento, para reducir su diámetro y hacerlos más resistentes a la tensión; finalmente, pasan por un proceso de troquelado, en el que se les da la forma debida.
  • Hilos de presfuerzo: se elaboran mediante un proceso de estirado en frío; esta técnica reduce el diámetro de los hilos de acero, al tiempo que aumenta su resistencia a la tensión. Para garantizar la resistencia, los hilos de presfuerzo se someten a varios tratamientos térmicos.
  • Torón de presfuerzo: se forma a partir del trenzado de varios hilos del presfuerzo. Por lo general las barras de torón están compuestas de seis hilos, que se tuercen en torno a un séptimo. El torón también tiene una elevada resistencia a la tensión; por ello se emplea en trabajos de cimentación y en la construcción de estructuras.
  • Barras de alta resistencia: se fabrican a partir de barras de acero laminado, que se producen a elevadas temperaturas; posteriormente, se estiran en frío, para elevar su resistencia a la tensión. Estas barras también se utilizan en la construcción de cimientos, junto con el hormigón presforzado.
  • Varillas corrugadas de acero: además de las propiedades de resistencia a la tensión, que tienen todas las modalidades del acero de presfuerzo, las varillas corrugadas tienen la capacidad de adherirse más fácilmente al concreto. Una ventaja más de estos elementos es la ductilidad; es decir, la capacidad de doblarse, sin perder su fuerza estructural.

El acero de presfuerzo debe cumplir con estándares internacionales, para que su empleo en la construcción garantice la seguridad y la estabilidad de todas las estructuras en las que se utiliza.

Estas son algunas de las normas:

  • El torón debe ofrecer una resistencia máxima a la tensión de 1725 Mpa (Megapascales). El torón de grado 250 tiene una resistencia máxima a la tensión de 1869 Mpa.
  • Las barras de alta resistencia, que se utilizan junto con el hormigón presforzado, tienen una resistencia máxima a la tensión de 1035 Mpa.

Si tu negocio o empresa participan de alguna forma en la industria de la construcción, es interesante, y en algunos casos, imperativo, conocer las características de los materiales empleados, así como los estándares de calidad que deben satisfacer. Para tener la garantía de que cuentas con los mejores materiales para tu proyecto, contacta con expertos, como los de Aceros Vimar.

Comments are closed.