Home » Uncategorized » Vámonos de “shopping”

Vámonos de “shopping”

¿A quién no le gusta ir de compras? ¿Le gusta comprar ropa? ¿Le gusta comprar tecnología? ¿Y qué le parece si hoy compra una empresa?

ForbesPosiblemente no esté en la lista de los millonarios de la revista Forbes, pero sucede que tiene un dinerillo debajo del colchón y le gustaría ponerlo a trabajar poniendo un negocio.

Y para no batallarle quiere comprar un negocio que ya exista ¿Buscaría en el periódico si venden alguna compañía? o ¿le llamaría a algunas empresas para ver si están en venta?

Puede ser que estos escenarios no nos sean tan familiares, mas despiertan la curiosidad de saber ¿cómo se compra una empresa?

En este caso no debemos ser más ricos que Bill Gates para comprarla, pues existen negocios pequeños que en ocasiones ven en la venta de la empresa una oportunidad de crecimiento o de cambiar su rumbo financiero.

Esto es muy parecido a cuando se compra un auto usado, puede tener detalles que nos ocultan al momento de comprar, o ese día lavaron y enceraron el coche para que no se noten algunas ralladuras.

Es lo mismo en una empresa, solamente que es mucho más complicado porque la empresa tiene procesos, empleados y situaciones financieras que pueden ser difíciles de hallar y cuando las encontramos puede ser demasiado tarde… nuestro dinero se fue.

Afortunadamente, existen consultores que se dedican precisamente a hacer la valuación de empresas cuando éstas desean entrar en un proceso de venta y de igual forma son como la guía de los compradores potenciales para buscar en dónde invertir su dinero.valuar empresas

Las compañías de valuación de empresas intervienen como un mediador que identifica los siguientes aspectos en una empresa que se pondrá en venta:

  • Giro de la empresa
  • Situación financiera
  • Volúmenes de operación
  • Canales de distribución
  • Cartera de clientes
  • Proyección de la empresa a futuro

Estos son puntos de partida esenciales para definir lo más importante cuando se desea hacer la venta del negocio: el valor de la empresa.

Como dueño de una empresa se puede estimar el valor aproximado y en la mayoría de los casos esto es una aproximación muy vaga. Como comprador se busca que el bien adquirido valga lo que se pagó por él y que no esté comprando problemas internos que existan en la empresa.

Nos daremos cuenta fácilmente que obtener este valor lo más preciso posible es algo muy complicado, porque cada empresa es distinta en cuanto a los procesos administrativos, de distribución, de compras y de atención al cliente. Todo esto sazonado por el giro de la empresa, pues no se valorará igual una zapatería que una compañía que fabrica válvulas para tuberías de alta presión en instalaciones petroleras.

empresasSi la compañía tiene menos referencias en cuanto a empresas similares, el proceso de valuación es más complicado.

Afortunadamente existen estas valuadoras que se encargan de analizar concienzudamente la empresa que se vende.

Por el otro lado de la moneda, estas empresas también apoyan al vendedor para que el comprador, en efecto, tenga las características deseables para que la empresa “quede en buenas manos”.

Finalmente, ya que sabemos cuánto cuesta la empresa y quiénes podrían se clientes potenciales, se encarga de facilitar la negociación para apoyar la mejor venta para el vendedor y el comprador.

Ahora ya sabes cómo usar bien el dinero que está debajo del colchón.

Comments are closed.