Home » Uncategorized » Consejos para crear un ambiente productivo

Consejos para crear un ambiente productivo

Antes, al equipar una oficina se pensaba sobre todo en reunir los instrumentos, herramientas y materiales de trabajo necesarios para llevar a cabo las actividades, así como los muebles destinados a los distintos espacios (recepción, despachos, áreas de trabajo y salas de reuniones).

Si se contaba con un presupuesto holgado, se podía pensar en un estilo decorativo especial; por ejemplo, uno compuesto por muebles minimalistas, obras de arte moderno y lámparas con diseños originales y reguladores de luz. Cuando no se podía desembolsar mucho dinero, al menos se procuraba crear un ambiente sobrio y ordenado, que favoreciera la concentración y al mismo tiempo diera la imagen de un negocio serio y profesional.muebles minimalistas

No obstante, pocas empresas dedicaban algo de tiempo y esfuerzo a pensar en la influencia que el ambiente y el entorno ejercían en los trabajadores. Los muebles y luminarias, elegidos con base en la economía o el diseño, ¿realmente ayudaban a los trabajadores a llevar a cabo sus tareas? ¿Qué efectos podría tener la falta o el exceso de luz natural, las temperaturas extremas o la saturación de los espacios? Aspectos como estos, que solían pasar desapercibidos, tienen una relación directa con la productividad de una empresa.

trabajo en equipoDiversos estudios en el ámbito de la seguridad y salud laboral han demostrado que la productividad de una empresa puede crecer hasta un 25% si se crea un entorno de trabajo agradable, cómodo y funcional. Actualmente, los trabajadores promedio pasan ocho horas o más en sus lugares de trabajo; en muchos casos, sus tareas implican pasar la mayor parte del día sentados frente a una computadora, o de pie, tras un mostrador. Si a este grado de sedentarismo sumamos las malas posturas y el mobiliario incómodo o mal dispuesto, tendremos un incremento en los problemas de salud de índole muscular y circulatorio, con el consecuente aumento de las bajas laborales por enfermedad.

Crear un ambiente saludable de trabajo no es tan complicado y aunque supone una inversión inicial, el incremento en la productividad y la disminución del ausentismo harán que el gasto sea redituable. A continuación te presento algunas recomendaciones para que comiences a crear un ambiente laboral que impulse la productividad.

  1. Invierte en mobiliario ergonómico

Los muebles ergonómicos son los que están diseñados con base en una ingeniería especial, que les permite adaptarse a la complexión y las actividades de los usuarios. Una silla ergonómica, por ejemplo, brinda un adecuado soporte lumbar, cuenta con apoyos para brazos y pies, y puede adaptarse al tamaño y el peso corporal de quien la ocupa. Otra ventaja de los muebles ergonómicos es que se fabrican con materiales resistentes, durables y elegantes, por lo que el gasto que hagas en ellos realmente valdrá la pena.

  1. Cuida la instalación de cada puesto de trabajo

Las necesidades de soporte y movimiento que puede tener alguien que trabaja en la recepción o en el área de cajas, no son las mismas que las de un diseñador o un creativo. Cada instalación de trabajo debe tener en cuenta estos aspectos, así como las características particulares de cada persona. Por ejemplo, para ajustar la altura de las mesas y sillas, es necesario considerar la estatura de la persona. Esto evitará que el cuerpo haga un esfuerzo mayor del que ya de por sí debe hacer al pasar tantas horas sentado.

  1. Crea una iluminación favorable y armónica

iluminaciónEn la mayoría de las publicaciones y estudios de interiorismo se recomienda preferir el uso de luz natural. Sin duda ésta es muy favorable, pero cuando se tiene en exceso, puede provocar deslumbramientos incómodos. Procura que la entrada de luz natural pueda regularse con ayuda de cortinas o persianas; evita colocar los escritorios e instalaciones de trabajo, de forma que la luz se refleje directamente en las pantallas o superficies de escritura. Si entra mucha luz natural a tu oficina, pinta las paredes con colores como beige, crema o hasta gris claro; evita el blanco, porque incrementará la intensidad de la luz y producirá deslumbramientos.

Recuerda que si tus empleados están cómodos, saludables y a gusto, trabajarán mejor y estarán dispuestos a comprometerse mucho más con tu empresa.

Comments are closed.